Conectarse

Recuperar mi contraseña



¿Tienes alguna duda personal? ¿Ha surgido un problema? ¿Algo no te ha quedado claro? ¡Comunicate con el staff! No tenemos problemas en ayudarte, para eso estamos.







En Holywell City, ubicada en el condado de Berkshire en Inglaterra, el cese de las frescas brisas y nevadas anuncia que el invierno ya está terminando. La primavera trae consigo un pequeño aumento de temperatura y el aumento de las lluvias.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Jue Abr 03, 2014 9:53 pm.
2gy82za.jpg


Hombres:
Mujeres:

D. de Fundadores:
D. de Ciudadanos:
D. de Extranjeros:

Flia. Leavold:
Flia. Hansen:
Flia. Miller:
Flia. Farrimond:

Cover your eyes so you don't know the secret ▬ Annabelle.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cover your eyes so you don't know the secret ▬ Annabelle.

Mensaje por Jeff T. Weezer el Vie Feb 07, 2014 9:30 pm

23 de Marzo, 16:32pm. Soleado, cubierto en capas altas.
Annabelle.

El paseo de después de comer. En aquella universidad del pueblo no se sentía del todo inspirado, no sabía cómo sacar de su interior a las musas que lo acosaban impertinentemente. Era difícil, pero parecía que Jeff se encontraba sumido en una maldición interna consigo mismo y sus ganas de explotar todas sus vibraciones, mas era bastante complicado. Sus pies chocaban con las duras baldosas que le impedían avanzar debido a pequeños tropezones con los que se topaba repetidas veces. Algo mosqueado, dejó de avanzar, mirando a su alrededor, por si alguien estuviera contemplando su ataque de histeria causado por el estrés y la impotencia creativa. Nada.  No había moros en la costa. Como si en aquel desierto del Sáhara fuera a haber personas pululando por las ventosas calles de Holywell. Se sentó en un banco, cerrando los ojos de inmediato. Veía un fondo anaranjado, fundido de colores negativos y figuras incoherentes que se enlazaban entre sí. Imágenes sobre lo que podría estar pasando en su cabeza, ideas que recreó hace unos días, o quizás hace meses, e incluso años, se plasmaron, encarnando la figura del joven cumpliendo sus peticiones, sus sueños.

Abrió los ojos, notando una sensación de ceguera dolorosa. Sus temporales apretaron las tuercas del chaval, haciendo que por acto voluntario acariciara la zona de la cabeza donde se concentraba el dolor. El sol había salido, brillando tímidamente en el ambiente solitario de Holywell, y de repente, un rayo completamente inexistente para la visión ajena dio luz a la puerta de un establecimiento. Era una librería. ¿Una librería? Bueno, a lo mejor tenían ciertos materiales que necesitaba para las clases de la semana que viene, así que mató dos pajaros de un tiro: su deber y su curiosidad.
La campanita sonó al abrirse la puerta: tampoco había nadie. El lugar era cálido, quizás no muy luminoso, pero perfecto para sentarse y contemplar el atardecer (sí, tenía que encontrar un acantilado o algo por el estilo, sí o sí). Una tanda de libros se asomaban en una columna, formando un montón alto y considerablemente denso. Luego, el material escolar. Nada era de marca, todo era tradicional; sin embargo, lo que más le llamó la atenciónfue la disco/videoteca del fondo de la sala. No quiso ir todavía a ese lugar, quería buscar al dependiente para preguntarle una duda. —¿Hay alguien? —preguntó alzando la voz progresivamente, sin quitar la vista del conjunto, de la bonita librería que le rodeaba.


h u r r y  u p ; y o u ' r e  d r e a m i n g

avatar
Jeff T. Weezer
Descendiente de Extranjeros.
Descendiente de Extranjeros.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cover your eyes so you don't know the secret ▬ Annabelle.

Mensaje por Annabelle L. Strauss el Sáb Feb 08, 2014 4:25 pm

23 de Marzo, 16:32. Librería. Jeff.
No sabía cuantas horas llevaba metida en la librería del pueblo, desde que se levantó comenzó a devorar libros con los ojos, quedarse en casa y no relacionarse con nadie, no le gustaba mucho tener que acabar hablando con la gente y el por que llevaba una peluca de colores. Suspiró, la chica arcoiris estaba cansada, después de la vuelta de su sesión de quimioterapia y radio, se fue a la librería, volver a casa era como una cueva sin fondo y de la que no quería salir para nada, estaba sin trabajo, sin amigos y solamente quería volver a casa, a su casa de toda la vida, su Italia, la única forma de volver era con dinero el cual no tenía. Posó su vista en una de las ventanas de la librería, era todo tranquilo y con un olor intenso a té o algo así, su nariz ya no sabía distinguir nada últimamente, era molesto. Tomó un mechón de su verdoso cabello y se quedó pensando unos cuantos segundos más, bajó la vista a su libro y lo cerró, el ruidito de la campana de la librería la despertó, eso si que era raro, nadie venía a estas horas por aquí. Se levantó y encontró a un chico muy mono buscando a alguien.

— ¿Buscas a la dependienta?—. preguntó al chico de los cabellos castaños, rascó su mejilla, quería ser amable, ella llevaba desde las 11:00 de la mañana ahí metida, sin ningún contacto con el mundo que no fuera su teléfono móvil que sonara un par de veces. Mensajes de texto desde casa y algún otro de su hermano y sus amigas —Se ha ido, creo que tenía que hacer unos recados.. no suele pasar mucha gente por aquí y tan temprano—. comentó con una pequeña sonrisa, Annabelle no era dueña de aquel sitio, pero venía tan amenudo que la dependienta confiaba en ella, al menos se sentía un poco útil, un poco de nada, pero la Italiana era feliz. Le sonrió una vez más y se quedó esperando su respuesta.


avatar
Annabelle L. Strauss
Descendiente de Extranjeros.
Descendiente de Extranjeros.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cover your eyes so you don't know the secret ▬ Annabelle.

Mensaje por Jeff T. Weezer el Sáb Feb 08, 2014 10:09 pm

De repente, una joven que se encontraba cerca de la barra le contestó con otra pregunta. Por lo visto, la dependienta no estaba disponible en el lugar, y a no ser que ella se encargara de hacer de perro guardián en el lugar, su negocio no iría para nada bien. Torció el gesto al pasar por una cuarta estantería lleno de biografías de famosos actores ingleses. Vaya, ninguno se crió en Holywell, una verdadera pena. Cuando terminó de verlo, que no pasó siquiera tres minutos exactos, se acercó a la joven que vigilaba la tienda. —Hm, comprendo. —no pudo decir más, la situación le cortaba un poco, aunque por parte de la joven se mostraba afable y servicial, puesto que no sería menos a la próxima que hablara. —¿Por casualidad no sabrás si por algún recoveco de esta tienda habrá libros de técnicas de respiración, verdad? Mi profesor de comedia no deja de repetirme que voy fuera de compás a la hora de decir mi diálogo y me enerva que lo flipas. —le dedicó una sonrisa aliviada, mirándola bajo un vistazo.

Esperando a una respuesta por parte de la chica multicolor -que por cierto, le favorecía- cayó en la cuenta de que no se había presentado, por lo que le hizo tener sentimiento de culpa. —Perdona mis modales, mi nombre es Jeff, Jeff Weezer, pero me puedes llamar Jeff, aunque todos me llamen así. —dijo del tirón con una divertida sonrisa, ofreciéndole una mano para que la estrechara con suavidad; a fin de cuentas se le veía una joven muy fina y delicada, no tanto como la porcelana, pero algo es algo.


h u r r y  u p ; y o u ' r e  d r e a m i n g

avatar
Jeff T. Weezer
Descendiente de Extranjeros.
Descendiente de Extranjeros.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cover your eyes so you don't know the secret ▬ Annabelle.

Mensaje por Annabelle L. Strauss el Sáb Feb 08, 2014 10:40 pm

Se quedó pensando durante unos minutos, lo que le preguntaba el castaño era algo que por lo menos Annabelle le podía ayudar, vivía en aquella librería prácticamente todo el año y si no le daban trabajo allí era por que estaba enferma y por que no sería capaz de cumplir las horas que decía el dichoso contrato de trabajo.— Suena divertido lo que haces, se que no soy la dependienta, pero se donde están —. añadió al final, si podía echarle una mano al chico mono y que cumpliera con su destino para aprender a controlar la respiración y hacer lo que hiciera como pedía su profesor ella se sentiría satisfecha del todo. Si él también estaba de acuerdo sería una pequeña ayuda multicolor para él y como buena samaritana para Annabelle, su padre le enseñara que ayudar a las personas estaba bien y que con la satisfacción que sentías era más que suficiente. Salió de sus pensamientos de tarde —Están aquí atrás, a la estantería no le llego—. confesó la italiana, era la más pequeña del mundo y ella se sentía así. Justo iba a darse la vuelta cuando escuchó su nombre que la verdad le pegaba.

Annabelle Strauss, puedes llamarme Anna o Annie o cualquier apodo que se te ocurra—. dijo mientras tomaba su mano, era muy suave, sentía ahora mismo una envidia ante aquellas manos y pegaban con el chico que las poseía, la madre naturaleza si que sabía escoger a donde iba la belleza de cada persona, los amoríos de Anna a primera vista siempre fueron de mucho hablar cuando la persona no estaba delante pero luego, no hacía nada, mejor para la muchacha, ya tenía bastante con su enfermedad como para pensar en chicos —Encantada de conocerte Jeff—. sonrió alegre e hizo una seña para que por lo menos la siguiera, si quería saber donde estaban sus preciados libros de respiración, a la chica arco iris le entró la curiosidad, era actor o algo así, se lo preguntaría más tarde.


avatar
Annabelle L. Strauss
Descendiente de Extranjeros.
Descendiente de Extranjeros.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cover your eyes so you don't know the secret ▬ Annabelle.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.