Conectarse

Recuperar mi contraseña



¿Tienes alguna duda personal? ¿Ha surgido un problema? ¿Algo no te ha quedado claro? ¡Comunicate con el staff! No tenemos problemas en ayudarte, para eso estamos.







En Holywell City, ubicada en el condado de Berkshire en Inglaterra, el cese de las frescas brisas y nevadas anuncia que el invierno ya está terminando. La primavera trae consigo un pequeño aumento de temperatura y el aumento de las lluvias.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Jue Abr 03, 2014 9:53 pm.
2gy82za.jpg


Hombres:
Mujeres:

D. de Fundadores:
D. de Ciudadanos:
D. de Extranjeros:

Flia. Leavold:
Flia. Hansen:
Flia. Miller:
Flia. Farrimond:

Una charla de tantas × Noelle.

Ir abajo

Una charla de tantas × Noelle.

Mensaje por Ëthan T. Hubett el Jue Ene 23, 2014 4:02 pm

Jenkin's
00:00
Desesperación. No sabía qué hacer, había recorrido todos los recónditos escondites de la ciudad, pero ni siquiera los más mágicos y misteriosos le daban ideas para continuar escribiendo. Tal vez lo que realmente necesitaba era dejar a un lado la política, pues en realidad Holywell estaba siendo para él un pozo con un fondo de lodo, un lodo que te ahogaba como la política de la susodicha ciudad. Como se ha dicho, había estudiado los rincones más escondidos de la ciudad, pero no lo más modernos. Vamos, los pubs y bares céntricos.

Por lo que había observado durante toda la noche, era demasiado mayor para estar allí. Los chicos y chicas que había observado apenas pasaban los veinticinco, veintiséis los más viejos, y él estaba allí, como un intruso. Como un intruso en Holywell, no olvides que los irlandeses no sois queridos, dijo su mente, la cual parecía estar en todo momento contra él. Sin embargo, el estar casi cuatro horas sentado en una sombría mesa alejada de todo el bullicio de música y baile observando a todos los jóvenes había ayudado a que su pequeño cuaderno raído y antiguo, lleno de anotaciones de su primera época de escritor, se llenase con frases cortas pero concisas, así como dibujos simples que más tarde visualizaría en su mente mientras escribía. Si es que conseguía escribir, claro.

Cuando se quiso dar cuenta, el local estaba casi vacío, quitando algún que otro rezagado, pero seguía tan inmerso en su mundo que se encontraba garabateando letras y dibujos en su cuaderno, creando sin saberlo una historia más para la colección de obras que no verían la luz en la vida. No fue hasta el momento en que se disponía a beber de su whisky cuando se dio cuenta de que estaba vacío, y llamó a una camarera que se encontraba limpiando mesas cercanas.
avatar
Ëthan T. Hubett
Descendiente de Extranjeros.
Descendiente de Extranjeros.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una charla de tantas × Noelle.

Mensaje por Noelle P. Duveen el Sáb Ene 25, 2014 1:20 am

Era la segunda vez en esa semana, y eso ya estaba logrando fastidiarle. Pero bueno, en realidad era culpa de ella. De su imposibilidad de decirle que no a las personas, de su síndrome de súper héroe que la hace tener una necesidad inhumana en ayudar a los demás. La chica siempre estaba dispuesta a ayudar, sin importarle nada sobre ella misma.  Es por eso que por segunda vez en la semana se tenía que quedar a cerrar el local. Cuando su jefe se lo pidió ella simplemente sonrió y asintió con la cabeza asegurándole que no había ningún inconveniente. Cuando la realidad era que la chica todavía tenía que escribir un ensayo completo sobre alguna persona con un interés irrelevante, pero que al escribir sobre él se le dé la atención que merece. Si, definitivamente su profesor de taller de redacción periodística estaba completamente loco; pero no por eso ella podía dejar de escribir la redacción. Pero en fin, cuando el jefe se acercó a ella y le pidió que cerrara el local, ella no se negó. Por eso seguramente pasaría gran parte de la noche terminando aquel bendito trabajo.

Lo positivo es que al ser un día de semana, la gente no se quedaba hasta muy tarde. Por eso es que cerca de la medianoche Noelle dejo que las meseras se fueran a casa. Total solamente quedaban unos pocos clientes y no faltaba mucho más de una hora para el cierre. Cuando las chicas se fueron Noe aprovecho para limpiar las mesas, así al menos tendría todo listo para comenzar a cerrar. La chica estaba distraída pensando en una posible persona para su ensayo, cuando escucho una voz cerca de ella. Se dio la vuelta para ver al único cliente que quedaba. La chica asintió con la cabeza y se dirigió a la barra. No podía echarlo porque aún no era la hora de cerrar, es por eso que ella simplemente debería servirle. Con cuidado tomo un vaso, sirvió el wisky con hielo y se dirigió nuevamente a la mesa del cliente. – Su bebida- dijo la chica apoyando con sumo cuidado el vaso en una mesa llena de papeles- ¿periodista o escritor?- pregunto con curiosidad observando al hombre. Según Noelle solo los periodistas o los escritores podrían escribir en un bar lleno de gente, es por eso que decidió probar su teoría con la persona frente a ella; esperando que el hombre no la mande a limpiar mesas por chismosa.

Noelle P. Duveen
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una charla de tantas × Noelle.

Mensaje por Ëthan T. Hubett el Sáb Ene 25, 2014 10:08 am

Continuó garabateando lentamente en un papel, esta vez sin escribir nada, hasta que escuchó el vaso posarse con suavidad ante él. Levantó la cabeza y la dio las gracias con una sonrisa antes de contestar a su pregunta. —Escritor. ¿Conoces Bajo el Wandsworth? Es mi primer libro, en el que critico Londres. Es... conocido, pero no muy aceptado en dicha ciudad —se carcajeó más irónicamente que de manera divertida mientras rebuscaba en su cartera-bandolera el susodicho libro, en su primera edición, de ahí que la portada estuviese algo raída y descorchada. Lo puso en la mesa y le dio un pequeño empujón para que fuese deslizando hasta la camarera—. Te lo regalo, tengo varios en casa. —. Le pegó un sorbo a su whisky, disfrutando del sonido provocado por el entrechoque de los hielos, y aprovechando que tenía la cartera abierta, sacó un cigarro.

Menuda mezcla más deliciosa. No sabía si se podía fumar allí, pero el cigarro ya estaba encendido, no había vuelta atrás —claro que la había, pero Ëthan no pensaba malgastar un cigarro machacándolo—, y se quedó un buen rato contemplando en aquella tenue oscuridad la pequeña mota naranja incandescente en el extremo de su cigarro, la cual se hacía más viva cuando el rubio propinaba una calada al cigarro. —¿Y tú? ¿Eres estudiante? Pareces joven para estar solo trabajando. Que no digo que no puedas hacerlo, pero en estos días no llegas a ningún lugar sin estudios. —. Fijó sus ojos claros en ella, como si quisiera leer la respuesta en su mente. No le gustaba juzgar, pero parecía frágil; sin embargo, se centró en lo que últimamente le llamaba la atención: su genealogía. ¿Sería extranjera? ¿Sería local y le repudiaría? ¿Sería mejor pasar desapercibido, vivir en la sombra como había estado haciendo hasta ahora desde que llegó a Holywell?
avatar
Ëthan T. Hubett
Descendiente de Extranjeros.
Descendiente de Extranjeros.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una charla de tantas × Noelle.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.